La cocina de la zona es típicamente mediterránea, con una gran riqueza y variedad de sabores y aromas.

Fotografía: Joaquín Zamora

El arroz es el ingrediente base y protagonista de una gran diversidad de recetas, en las que se acompaña de pescados y mariscos del Mediterráneo, verduras y frutas de la huerta. Tampoco debemos olvidar la degustación de legumbres, el cerdo y la caza. Los pescados en sus diferentes variedades son una excelente opción a la hora de comer ya sean a la sal o a la espalda como la dorada, la lubina, el mújol, en fritura (mejor si son chanquetes) y en salazón (mojama, huevas de mújol y atún de Ijada con habas crudas y tiernas)